Monstruosidades dignas de una nariz evolucionista.

Darwin había visto y grabado todos sus descubrimiento sin saber, ni siquiera reconocer, la imagen que representaban. Todo cobró sentido tras la vuelta del gran viaje, en el calor del hogar. Sin embargo, en el último momento de su interminable aventura vislumbró el atisbo de su pensamiento evolucionista…

Monstruos mentales notablemente diferentes pero impresionantemente similares.

Markedly different but strikingly similar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s